14 junho 2007

Com o Boca na botija...

O Grêmio não suportou a pressão argentina e levou uma piaba forte na Bombonera. 3x0 serão difíceis de reverter, ainda que no Olímpico, palco de viradas memoráveis do tricolor gaúcho. E o placar não refletiu o equilíbrio em campo, apesar da dormida do time brasileiro no final do jogo.
No primeiro tempo, o Grêmio deu pinta de que iria complicar a vida do Boca. Ameaçou, chegou até a arrancar suspiros da torcida. Mas, na primeira oportunidade que teve, os xeneizes garfearam o tento, num lance em que o impedimento de Palermo nem era tão difícil de se verificar. Os gaúchos ficaram reclamando e o bispo não deu bola.
Na segunda metade, a expulsão de Sandro Goiano fragilizou a esquadra tupiniquim, que ainda colaborou entregando dois gols aos platinos. Com clara participação de Patrício - fez a falta do segundo gol; e levou o drible e meteu prá dentro a bola do terceiro gol. Como Patrício tem estirpe coxa-branca, concluímos que o Coxa enterrou o Grêmio!
Com essa vantagem soberba, nem Rita Patrícia, a mais nova torcedora gremista - virou a casaca por imposição do namorado (isso sim é que é ser pau-mandado, hein?) consegue ver esperança no jogo em Porto Alegre!

3 comentários:

Rita Patrícia disse...

O Gaymio vai levar mais uma surra Boca, e pior, em pleno chiqueirão.
Rômulicha fofoqueiro como sempre, eu não sou pau-mandado não, porque continuo sepre COLORADA, nas vitórias e nas derrotas. Mas já vc... tem até foto, provando que agora tá no cabresto, e bem mansinho.

Rita Patrícia disse...

Quarta vai ser Boca x Meia-boca...

dimitry disse...

Queriam oquê?

BOCA: PENSANDO EN LA FINAL DE LA LIBERTADORES : DOS DIRIGENTES VOLVIERON DE PORTO ALEGRE CON UNA ROTUNDA NEGATIVA DE SUS PARES BRASILEÑOS

Enrique Gastañaga
egastanaga@clarin.com

La revancha con Gremio pasó a ser casi una aventura para los socios e hinchas de Boca que desean ir a Brasil. Se calcula que unos 10.000 estarían dispuestos a acompañar en vivo y en directo al equipo de Riquelme, Palermo y compañía. Sin embargo, como los directivos gaúchos cedieron apenas 2.700 tickets ¿la misma cantidad que recibieron en la Bombonera¿, muchos terminarán frustrados, mirando por televisión.

Dos dirigentes de Boca, Ezequiel Viejobueno y Ricardo Masci, viajaron ayer a Porto Alegre para solicitar más entradas, pero se encontraron con un "no" contundente. Y volvieron con una sugerencia hecha por los propios directivos de Gremio: "Nos pidieron que informemos que no vayan a Brasil hinchas sin localidades porque no se podrán acercar más que a unas cuadras del estadio. Habrá un operativo riguroso", explicó Andrés Ibarra, gerente de Boca.

Se vivieron horas calientes en la Bombonera, que ya se habían insinuado en la nochecita del jue ves, cuando alrededor de un centenar de socios se concentró frente a las puertas del club en búsqueda de un ticket. Y aunque ese grupito no originó ningún incidente ni provocó destrozos, sí se mostró muy enojado, tanto que los directivos resolvieron cerrar el club para evitar cualquier eventual desborde.

Ese mismo recurso de puertas con llave se aplicó durante todo el viernes. Hubo acceso a la Bombonera y a Casa Amarilla sólo para empleados, jugadores y periodistas. Tan inflexible fue la postura que ni siquiera se les permitió el ingreso a los papás de los chicos de Boca y de Nueva Chicago que protagonizaron partidos de inferiores en una de las canchas sintéticas. Así, en consecuencia, se repitió la imagen de padres y familiares (algunos que habían llegado especialmente desde el interior del país) espiando desde las distintas veredas a través de hendijas.

Ya Boca había anunciado que sólo habría venta para los socios. Y así fue nomás. Según contó Ibarra, de las 2.700 entradas, 350 se destinaron a agencias de turismo (deben enviarle a Boca los datos de quien las utilice para que los dirigentes verifiquen que son socios); alrededor de 400 se repartieron entre los socios que se acercaron a protestar a la Bombonera y se registraron en una lista armada en el momento; y el resto desembocaron en manos de peñas del interior, agrupaciones y familiares de los futbolistas.

Hay mucha preocupación en Boca por la seguridad de los hinchas que arribarán a Porto Alegre. Temen incidentes si no logran ingresar al estadio. Una cuestión incentivada por las agresiones que sufrió un micro con hinchas de Gremio en Buenos Aires, que según fuentes de Boca no habría respetado las indicaciones de la Policía Federal, partió hacia la Bombonera antes de lo sugerido y, al arribar sin custodia, fue atacado.